dijous, 2 de novembre de 2017

2626-AQUELLOS VIENTOS, TRAJERON ESTAS TEMPESTADES...

JORDI PUJOL, ARTUR MAS Y LA INDEPENDENCIA DE CATALUNYA

Durante sus años de presidencia Pujol jamas se presentó como independentista. Ahora lo ha olvidado.

Año 2012:
En una extensa entrevista, el periodista Jordi Évole ha sometido al expresident a un cuestionario en el que ha mostrado su giro hacia el soberanismo: "Votaría sí a la independencia", ha afirmado Pujol después de manifestar que las relaciones entre España y Catalunya están "peor que nunca".

Año 2014:
- El expresidente de la Generalitat Jordi Pujol (CiU) ha defendido EL 12/02/2014 la independencia de Cataluña porque ha llegado a la conclusión de que es "no muy difícil, si no imposible» la reforma del Estado español".

ARTUR MAS Y LA INDEPENDENCIA

Año 2002:
En el libro publicado por Mas "¿Qué piensa Artur Mas?", libro escrito por el periodista Rafael de Ribot en base a una serie de conversaciones mantenidas con el dirigente de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC).

Decía Mas:
- “El concepto de independencia lo veo anticuado y un poco oxidado”.

Año 2015:
Artur Mas durante la campaña electoral de 2015 pregonaba que «los bancos se van a pelear para estar en la Catalunya independiente» y que ninguna empresa se iría. También profetizaba que, en caso de independencia,  Catalunya permanecería en la Unión Europea, porque ya estaban en ella y porque Catalunya no tenía ninguna voluntad de salirse.

Año 2017:
En este año también se expresó el vicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras, como Mas en el 2015. Pero la cruda realidad ha sido que:
A octubre de 2017, casi 2000 empresas habían abandonado Catalunya, entre ellas CaixaBank, Codorniu y multitud de empresas emblemáticas establecidas en Catalunya. El no demasiado lúcido Oriol Junqueras, vaticinaba que la marcha era sólo temporal y que más adelante volverían. En franca contradicción con los propios presidentes de las empresas salientes, que públicamente afirmaban lo contrario en los medios de comunicación. La causa: buscar la estabilidad económica y social que consideraban a medio plazo, ausentes de Catalunya. ¡Gran visión económica las de Mas y Junqueras! 

Además, los independentistas, con la Generalitat a la cabeza, sondearon el apoyo que darían los países europeos a una Catalunya independiente. El resultado fué que únicamente apoyaban el movimiento independentista catalán el partido de la extrema derecha alemana y el homólogo de Italia. Y desde Bruselas se les hizo llegar públicamente el mensaje de que ningún país europeo aoyaría a una Catalunya independiente, para evitar que otras regiones de los distintos países tuvieran la misma ocurrencia y se produjera un "efecto dominó". Igualmente se le comunicó al Govern de la Generalitat que, una declaración unilateral de independencia (DUI) significaría la salida inmediata de Catalunya de la UE y que, para volver a entrar, tendrían que volver a solicitarla, como los demás países que actualmente esperan que los acepten, como Turquía y otros, advirtiéndoles que, como España tiene derecho de veto, lo ejercería y posiblemente Catalunya no entraría nunca en la UE.

Todo y con eso, no sólo a la Generalitat y sus colaboradores les ha importado un comino la futura negra situación de Catalunya, sino que han seguido adelante, incluso acelerándolo, el órdago montado para conseguir una IMPOSIBLE independencia de Catalunya y menos por la vía de una DUI. El motivo es simple: actualmente se encuentra vigente la Constitución de 1978, en cuyo Artículo 2º dice: "La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas."

Por tanto, la posibilidad de independencia de una parte del territorio español requeriría previamente, la modificación de este Artículo 2º, con la aceptación mediante referendum, de todos los ciudadanos de España, tal como se hizo con la Constitución de 1978. No únicamente de los de Catalunya. No es una tarea imposible, pero hoy por hoy, no parece que la mayoría de los españoles simpatizasen y mucho menos avalasen esta modificación, por mucho que se empeñen la minoría  independentista catalana (sobre 1.600.000, de 6.800.000 votantes).

Así ¿qué buscan los independentistas, que luchan para lograr una Catalunya pobre y arruinada pero, eso sí, independiente? ¿Creen que vale la pena condenar a los catalanes a la pobreza durante una, dos o tres generaciones, pensando que entonces quizás se conseguiría el muy mejorable bienestar que actualmente ya se tiene? ¿O es que sólo se fijan en que para los que mandarían, ya existirían recursos suficientes para vivir en opulencia y al resto del pueblo que les den morcilla? ¿Vuelta a los medievales Condados Catalanes? No parece muy lógico pensar que los ciudadanos de esa Catalunya aceptarían esas condiciones durante mucho tiempo, y podría acaecer una revolución cruenta. Porque pasaría lo de siempre, que los mandatarios no se dejarían arrebatar fácilmente el poder y defenderían sus privilegios con todos los medios a su alcance. Luchas, muertes, ¿y luego qué? Para ese viaje no hacen falta alforjas. Los catalanes no independentistas ya lo dicen: NO INTERESA.

Conclusión: Aquellos vientos, trajeron estas tempestades.

 Jordi Pujol y Artur Mas deben considerarse como los impulsores primeros del llamado "órdago independentista" catalán, al "encender la mecha" de la carrera por la secesión territorial catalana. Por si es de interés y como curiosidad, recordaré que la palabra "órdago" se refiere a una jugada arriesgada en el juego de cartas llamado Mus. Allí, cuando uno cree poseer las mejores cartas, decide arriesgarse y apostarlo todo a una sola jugada, en el entendido de "todo o nada".

Malas lenguas afirman que ello se debió a un intento desesperado de Pujol, con la colaboración de Mas, para lograr zafarse de las imputaciones penales que estaba estudiando la Hacienda española, sobre él y su familia. Así, en caso de lograrse la independencia, Pujol, Mas y otros imputados por la justicia española, pasarían a serlo "por el país vecino", España quien, para poder seguir adelante con las acusaciones, España debería pedir la extradición de los encausados, que Catalunya no concedería y...punto pelota. De todas maneras, esto es sólo un bulo que corre, pero que, naturalmente, no se puede contrastar. Parece de película. Pero como se dice, lo cito únicamente como una corriente de opinión, y no como un hecho seguro.

Aunque esta fijación y empeño le costó a Mas el puesto, al aupar a la CUP, partido minoritario, como socio principal, para compensar que CIU, en coalición con otros partidos nacionalistas, había salido vencedor en las elecciones autonómicas, pero en minoría y, con el apoyo de la CUP, tendrían mayoría para gobernar cómodamente. ¿Digo "cómodamente"? Esto es lo que se creía Artur Mas, olvidando aquella frase que afirma que "el que pacta con el Diablo, al final pierde su alma" (no se considere que mi identificación de la CUP con el Diablo sea literal, sino únicamente una pequeña licencia literaria).

La frase procede de la obra "The Tragical History of the Life and Death of Doctor Faustus", traducida generalmente más simplemente como "Doctor Fausto", obra de teatro escrita primeramente por el autor inglés Christopher Marlowe y publicada en 1604, basada en la antigua leyenda de Fausto, en la que un hombre vende su alma al diablo para conseguir poder y conocimiento. Esta leyenda ha conocido diversas versiones, entre ellas la más famosa del escritor alemán Goethe, en forma dialogada, publicada en dos partes, la primera en 1808 y la segunda en 1832.

Pero, por la conocida ambición sin límite de Mas para conseguir un poder absoluto, con la elección de tal socio (la CUP), al cuál debía considerar que podría dominar fácilmente, resultó todo lo contrario, el gobierno de la Generalitat quedó controlado por los antisistema de la CUP, bajo amenaza de retirar su apoyo a sus socios mayoritarios si no se aceptaban sus propuestas, y han sido quienes han tomado el relevo y la iniciativa de la causa independentista, obviando todas las demás responsabilidades del gobierno de la Generalitat, al cual no le ha quedado otro remedio que bailar al son que tocaban la CUP, y el otro partido independentista en el gobierno, ERC (Esquerra Republicana).  Colaboradores del independentismo han sido igualmente las organizaciones ANC (Assemblea Nacional de Catalunya) y Omnium Cultural. Esto últimos, en sus inicios, se dedicaban a la promoción de la lengua y cultura catalanas. Pero en los últimos acontecimientos han promocionado el independentismo organizando multitudinarias  manifestaciones en calles de pueblos, ciudades y carreteras.

Así, la Generalitat se ha convertido en un gobierno títere de los independentistas extremistas, y haciendo dejadez de sus funciones, se ha aplicado únicamente a servir a los deseos de la minoría independentista (48% de votos favorables a los independentistas en las últimas elecciones autonómicas oficiales), frente a la mayoría del 52% no independentistas.

En estos días en que se ha escrito éste artículo, el Gobierno de España, en aplicación del Artículo 155 de la Constitución, con pleno apoyo internacional, ha destituído al Govern de la Generalitat en pleno, e igualmente la "Mesa del Parlament" y decretado prisión incondicional preventiva para los miembros del Govern (entre ellos Oriol Junqueras y Raül Romeva) que fueron a declarar, bajo citación, a la Audiencia Nacional, tras la fuga de Carles Puigdemont y 5 de sus consellers a Bélgica. Falta ver qué ocurrirá en los próximos días, con los imputados de la "Mesa del Parlament", Carmen Forcadell y sus homónimos  que,  por su condición de aforados, deben ser juzgados por el Tribunal Supremo, por el cual también han sido citados a declarar y se hallan en Madrid al efecto. Previamente la Audiencia Nacional había enviado a prisión provisional comunicada y sin fianza por sedición al presidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sánchez, y al de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, acusados de organizar, movilizar y materializar las manifestaciones ciudadanas, consideradas por el tribunal como disturbios callejeros con violencia no armada, susceptibles de ser calificados como delito de "sedición".

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada