dimecres, 2 de setembre de 2015

1971-NO HAY MÁS QUE HABLAR; AQUÍ ESTÁ LA PRUEBA

No hay nada más que discutir, nada más que argumentar. El documento que hoy hace pú­blico EL MUNDO exime de to­da conjetura y hace imposible cualquier intento de escapato­ria por parte de los responsa­bles del partido que gobierna Cataluña, con Artur Mas en el mascarón de proa. Y convierte, además, en peliagudo el papel que le va quedando a Oriol Junqueras, cercado como está por el chantaje de Artur Mas -«o concurrimos en una lista única o no convoco las eleccio­nes para la independencia»- y la evidencia de que el president emboscado está metido hasta las cejas en la inmensa trama de corrupción que ha funcionado en Cataluña de la mano de Jordi Pujol.

Y ahora los miembros de ERC se ven envueltos en una operación que les puede salir pero que muy cara. Habiendo aceptado lss condiciones de Mas, habiendo admitido que acuda a los comicios envuelto en la candida­tura por de­lante y por detrás para intentar que se diluyan ante los electores los problemas de su partido con la Justicia, ahora se ven abocados a una situa­ción imposible: o arropan a Mas en este trance tan com­prometido, con el precio segu­ro de verse considerados cóm­plices de las tropelías de los convergentes, o se plantan ma­ñana en el Parlament y obligan al presidente a dar cuenta cum­plida de sus manejos con el fa­mosísimo 3%, que al cabo de años de especulaciones ha sali­do por fin a la luz. Y en ese ca­so, las perspectivas de la ya muy dañada cohesión de esa lista unitaria quedarían defini­tivamente acabadas y los sue­ños de victoria independentista de los republicanos pasarán al limbo de lo inalcanzable.

Así que han hecho un mal ne­gocio sometiéndose a las ma­rrullerías de un Mas que ya se ve inexorablemente envuelto en los múltiples casos de corrup­ción que acosan al partido na­cionalista. En este momento re­sultan patéticos los intentos del número dos de Convergéncia, Josep Rull, argumentando que la Guardia Civil ha requisado documentos de alto valor ¡ideo­lógico! Si se hubiera quedado en la más modesta categoría de documentos con las tácticas electorales para el 27-S, el es­fuerzo de Rull habría pasado desapercibido pero se ha ido demasiado arriba, y ha situado los folios re­quisados en el ámbito de lo gro­tesco, una vez consta­tado que las comisiones del 3% eran el método de enriquecimiento del parti­do y de sus dirigentes, capita­neados por Pujol y con Mas en el papel de segundón.

Ocurra lo que ocurra el miércoles en la comparecencia del presidente de la Generalitat, lo que no admite dudas es que también ERC y su líder, Oriol Junqueras, quedarán ine­xorable y seriamente dañados. Y, con ellos, sus sueños.


Victoria Prego

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada