dimecres, 30 de març de 2016

2590-LAS DIVERGENCIAS ENTRE FUERZAS SOBERANISTAS SE ENQUISTAN

LA CUP mantiene su presión sobre Junts pel Sí de tal mane­ra que convergentes y republi­canos ya no saben a qué arti­mañas políticas acudir para no incurrir en ilegalidades, una opción que, al parecer, ha deja­do de agradarles. Y, en esa tesi­tura, lo que hacen es ir toman­do decisiones que lo único que consiguen es dilatar la agonía de un proceso que iniciaron y que, si fuera por sus socios po­líticos, llevaría a la ruptura con España de forma unilateral.
El desgaste en las fuerzas na­cionalistas se va acrecentando y con él se agravan los problemas internos de Junts pel Sí. Mientras que en la formación nacionalista cada vez se habla más de pacto, de diálogo, e incluso se ha llega­do a insinuar la opción de una consulta legal sobre la indepen­dencia, los cupaires no dejan de acrecentar su presión y amedrentrar a sus supuestos socios.
De hecho, la decisión de la Mesa del Parlament de llevar a debate la nueva propuesta de la CUP, que incluye desobedecer la sentencia del TC respecto de la resolución del pasado 9 de noviembre, es papel mojado. Los nacionalistas pretenden que la CUP rebaje el tono y pu­la lo que algunos miembros de la Mesa calificaron de «dudas legales» para que, cuando lle­gue al debate parlamentario, puedan apoyar la resolución. Pero lo hacen sabiendo a cien­cia cierta que la CUP desoirá su recomendación.

Tret d’un diari de l'altiplà

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada