dijous, 22 d’octubre de 2015

2127-LO QUE ESCONDE UNA BANDERA

Esto se agranda y se agrava con los días, pe­ro el todavía presidente de la Generalitat no parece darse por enterado de que el escánda­lo le golpea a él directamente y ha optado por endosar a los niveles inferiores de la Adminis­tración catalana la responsabilidad de los nu­merosos delitos que se puedan demostrar y que ahora mismo todavía no alcanzan más que la categoría de indicios, pero indicios de una verosimilitud tal que han llevado ya a la cárcel a varios responsables de su partido y a otros asociados en la fechoría.

En un intento que ya resulta patético, el señor Mas insiste en presentarse como víctima de una operación política organi­zada por las oscuras fuerzas del Estado en la que participarían el Gobierno, la Fisca­lía, la Guardia Civil y la Policía Nacional, todos a una, contra él y contra el procés que él insiste en seguir encabezando como si no estuviera pasando nada.

Es inútil recordarle que a su partido y a su persona no les ocurre nada distinto de lo que le pasó en su día al PSOE con el caso Filesa, de lo que le sucede ahora con los casos de los ERE y de los cursos de formación y de lo que le está pasando al PP, que asiste a la investigación judicial del caso Gürtel y del caso Rato y se aguantan con las consecuencias.

Artur Mas no, Artur Mas pretende con­vencer a la ciudadanía catalana -y lo terri­ble es que lo consiga- de que la actuación de la Justicia contra su partido es delibe­rada y hecha a la medida para impedir que él siga al frente de la cada vez más embarrada operación independentista.

El espectáculo de unas fuerzas políti­cas empeñadas en sacar adelante, como sea y en las condiciones que sea, ese in­tento de separación de España y saliendo a dar la cara por el partido y por el líder responsables de una gigantesca red de corrupción es tremendo. Especialmente cuando el portavoz de ERC -una de cuyas militantes denunció en su día el primer caso de corrupción en un Ayuntamiento, a partir del cual el juez ha tirado del hilo hasta llegar aquí- sale a defender a Mas y sólo puede recurrir al gesto, tan democrá­tico, dice él, de querer dar una explica­ción de toda esta madeja en el Parlament. Y ya de paso añadir que esto, con la inde­pendencia se quita.

Es imposible desentrañar tal grado de confusión de ideas, conceptos y valores, mezclados de manera tan torpe e intere­sada. Como resulta imposible imaginar por qué vericuetos mentales pueden unos ciudadanos en el correcto uso de sus fa­cultades tragarse el engrudo que les están sirviendo desde la causa de la secesión, donde circulan juntas la corrupción más feroz de sus dirigentes con la pureza nivea de la vida pública de esa «Cata­luña libre» profetizada por sus apóstoles pero, eso sí, liderada por los mismos que ahora se ven detenidos por la Justicia.

  Lo que tenemos delante ahora es la visión todavía muy parcial de un paisaje que, si se logra desvelar en su totalidad, nos ofrecerá la más grande trama de corrupción jamás diseñada y puesta en pie bajo una bande­ra. Lo cuál descalifica de raíz lo que esa bandera ha estado muchos años intentan­do tapar:


VICTORIA PREGO

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada