dissabte, 12 de desembre de 2015

2286-UN INSULTO A LA INTELIGENCIA

NO SERÉ YO EL QUE SE meta con el apellido del señor Gabriel Rufián. El mío se las trae y me lo han recordado siempre. Lo cierto es que el que escribe ha tenido que aguantar el típico trucha, sardina o besugo a lo lar­go de su infancia y adolescencia. Éste último el más hiriente aunque no sé por qué. Todavía algún tuitero con mentalidad de párvulo se refiere a mi apellido de forma despectiva, lo que me devuelve de forma agradable a mi infancia. ¡Paciencia! Claro que el señor Rufián habrá tenido que aguantar peores. Y yo que le apoyo y me profeso identificado con su persona.

Pero hay expresiones que son difíciles de contrarrestar. Por ejemplo, leí al cronista que escribía sobre el deba­te y decía: «Silenciado el dogmático Rufián». No pude evitar la carcaja­da. Nuestro periodista hacía referencia al término «fascista» pronun­ciando por Rufián para señalar a los llamados padres de la Constitución. La frase es tan correcta como decir: «silenciado el dogmático Sánchez». Pero con semejante apellido enfatizar con unas palabras que son incon­testablemente equivocadas tiene peligros. Un insulto a la inteligencia democrática. Sin embargo, todo es posible en la política de ahora.

ALEX SÀLMON

I jo hi afegeixo:  Com es coneix de que Gabriel Rufián  es un mamelló, , per què encara no deu estar assabentats, degut a la seva edat, de què  en la redacció  de la Constitució, l’any 1978, a part del que si que era feixista o sigui  en Fraga, també hi havien “republicans com ell”, socialistes i comunistes.

  Pere Pí Cabanes 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada