dissabte, 7 de novembre de 2015

2176-EN EL SUBSUELO DE LA POLÍTICA

Cuanto más avanzan más se hunden. Están metidos en un lago de arenas movedizas crea­do por ellos mismos y se com­portan como quien tiene la cer­teza de que no va a salir vivo de allí. De allí sus movimientos de­sesperados y su afán obsesivo de alcanzar sus objetivos derri­bando todo obstáculo que en­cuentran a su paso. Y eso que todavía se están moviendo en el ámbito doméstico, que no otra cosa es el reglamento de su parlamento, pero preparémo­nos para asistir a sus ataques a discreción y saltos en el vacío cuando todos sus desmanes va­yan siendo recurridos ante el Tribunal Constitucional.
En el mundo del independentismo catalán no hay regla que valga ni norma que no pue­da ser incumplida en cuanto se oponga a la voluntad política de alguno de sus componentes. Y ahí tenemos a la señora Forca- dell, que lo ignora todo acerca del respeto al que los diputados de una cámara legislativa son acreedores, pasándose por el arco del triunfo los requisitos exigibles para convocar una Junta de Portavoces. Si ella confesó públicamente que nunca pensó que llegaría a ser un día diputada, hay que decir que nosotros tampoco y que el hecho de que la hayan elegido nada menos que presidenta del Parlament demuestra en qué poco valoran los independentistas la representación popular que se regula en cualquier de­mocracia.
Pero no se le ha quedado atrás el señor Homs, consejero de Presidencia de este dizque gobierno en funciones, cuando anuncia que, pase lo que pase, el 9 de noviembre se votará la resolución secesionista, pasán­dose él también por el mismo arco que Forcadell las mínimas normas de respeto al funciona­miento de la Cámara.
Y no sólo eso: en una demos­tración de grosería intelectual suprema, se refiere al respaldo ofrecido al presidente del Go­bierno por Pedro Sánchez y Albert Rivera para que defienda con su apoyo la unidad de Es­paña, la soberanía nacional y el estado de Derecho, como un acto en el que los dos líderes han ido «a hacerle la pelota» a Mariano Rajoy. Este es el nivel de subsuelo político, democrá­tico y ciudadano en el que se mueven los independentistas. Es soez.
Y, mientras, en CDC ni si­quiera someten a votación el contenido del acuerdo de sece­sión firmado con los de la CUP, o impuesto por ellos. Es la hui­da ciega hacia la muerte. En Convergencia han asumido que si no sacan a Mas de presi­dente, es decir, que si Mas se hunde en mitad del torbellino, el partido se hundirá con él. Por eso, perdida por completo la razón, se mueven ya por las cloacas de la política intentado escapar del fracaso, de la de­sintegración y, lo que es más seguro de todo, de la apisona­dora de la acción de la Justicia, que se acerca inexorablemente a ellos y les está pisando los ta­lones.
Este episodio va a pasar a la Historia, pero no como gesta, como ellos mismos se dijeron en medio de su frenesí, sino co­mo esperpento. Y pensar que se atreven a apelar a la comuni­dad internacional para que res­palde las burradas que están cometiendo...

victoria prego

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada