diumenge, 8 de novembre de 2015

2178-EN QUÉ SE GASTA LA PAGA EL NENE

El presidente del Gobierno será quien, de ahora en adelante, decida cuánto di­nero, en qué plazos y con qué destino se envía a las arcas vacías de Cataluña. Es­tamos ante una buena decisión que de­bería haberse tomado hace mucho tiem­po, porque hace mucho tiempo que los españoles asistimos escandalizados e in­dignados al espectáculo permanente de altanería ofensiva protagonizado por lios dirigentes de la Generalitat en lo tocan­te a su nivel de déficit y a los gastos sin medida destinados a financiar las cam­pañas a favor de la secesión.
Siguen diciendo, lo afirmó ayer la vicepresidenta Neus Munté. que los miles de millones que les llegan procedentes del FLA y del Mecanismo de Pago a Pro­veedores no son más que la devolución «humillante y a cuentagotas» de los im­puestos de los catalanes.
No, señora Munté, la ayuda que el Go­bierno lleva proporcionando a la Gene­raliat durante toda la legislatura proce­de de los impuestos de todos los españo­les que, solidariamente, socorren a sus compatriotas catalanes, maltratados sin piedad por una gestión irresponsable y casi delictiva de sus gobernantes. Y el FLA viene a socorrer a la Generalitat porque su deuda está calificada como bono basura y porque tiene los merca­dos cerrados a cal y canto y el único banco que se aviene a prestarle dinero es el Estado español. Pero, claro, esa rea­lidad casa mal con el eslogan que airea­ron Artur Mas y los suyos y que pasea­ron por los colegios de toda la comuni­dad para que los niños aprendieran que los españoles estaban robando a los bue­nos catalanes y que por eso era necesa­ria la independencia. Muchos todavía te­nemos en el recuerdo un indecente pro­grama de la televisión catalana en el que escolares de 8 y 10 años explicaban en su lenguaje infantil el «España nos roba» que sus políticos habían convertido en asignatura de obligado aprendizaje.
Y ahora, después de muchos y muy ofensivos dispendios acometidos por los independentistas en el uso y abuso de su poder, Mañano Rajoy ha decidido que ha llegado la hora de controlar en qué se gasta el nene la paga. No se tra­ta de negarle la ayuda que necesitan im­periosamente para pagar, por ejemplo, a los farmacéuticos, que recientemente, y como no se atreven a plantarle cara a su Gobierno se refugiaban en una pos­tura equidistante, tan de moda, y recla­maban a «las administraciones» que les resolvieran su gravísimo problema. Afortunadamente, a partir de ahora los millones de euros que viajen desde el Estado hacia Cataluña estarán destina­dos a un fin concreto y se controlará si el Govern los ha empleado a tal fin. No se trata de ahogar económicamente a los ciudadanos, sino de que sus dirigen­tes dejen de abusar con tanto descaro del resto de los españoles mientras les miran, además, por encima del hombro.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada