dissabte, 28 de novembre de 2015

2244-EL ROPERO DE SAN VICENTE

Alguna vez he pensado que Montoro de­bería administrar el Fondo de Liquidez Autonómica con la Generalidad como ha­cía una maestra de mi pueblo con los fon­dos de ayuda a los menesterosos. (Perso­nas en riesgo de exclusión social, se diría en el lenguaje actual).

Aquella mujer se llamaba Josefina Azofra, doña Josefina, que los niños de enton­ces no tuteábamos a las maestras, y presi­día la Cofradía de las Damas del Ropero de San Vicente de Paúl, a la cual pertene­cía también mi madre. Solían reunirse ba­jo el patrocinio del cura en la sacristía, después del rosario, para analizar las ne­cesidades de los pobres y las posibilida­des de la parroquia. Uno de sus beneficia­rios, un borrachín llamado Matías, se apostaba a la salida para pedirles la li­mosna y doña Josefina le explicó con ad­mirable elocuencia la lógica del FLA que regía en aquella cofradía: «A ti no, Matías, que te lo gastas en vino».

Imagínense que el tal Matías respondie­ra a la maestra: «Ustedes me castigan por tener un modo de vida alternativo». Bue­no, pues eso es aproximadamente lo que Artur Mas dijo ayer para explicar sus pro­blemas con el ministro Montoro: «Se está castigando a Cataluña por defender unas ideas». Ni lo uno ni lo otro. A Cataluña la castigan él y el Gobierno más inane que ha habido en España. Y no es por defen­der unas ideas, sino por mal empleo del dinero público. Mas está dando las últi­mas boqueadas. Quería romper España y sólo ha conseguido romper su coalición y su partido. No está para que se le pida coherencia, pero resulta muy chocante que ayer se reivindicara en los términos en que lo define la Constitución, o sea, co­mo representante ordinario del Estado en la Comunidad. He aquí un tipo capaz de desobedecerse a sí mis­mo, desconectado de sí y de los hechos. La desco­nexión era eso: tener un cable pelado.

Su consejero de Econo­mía, Andreu Mas-Colell, había advertido a los tíos de la CUP que le impiden llegar a la Presidencia de la Generalidad, exactamente igual que el 15 de junio de 20111 e impedían llegar al Parlamento a defender los presupuestos, que no tenía dinero para financiar su pro­grama social. Esto es algo que no se po­drá comprobar hasta que traten de poner en marcha ese programa. Lo que sí saben ya todos los catalanes, y aun los españo­les avisados, es que no tienen dinero para pagar a los farmacéuticos.

Su número dos, Albert Carreras, secre­tan general d'Economia i Coneixement, ha dicho a los boticarios que si quieren cobrar los 330 millones que les debe la Generalidad vayan po­niendo una vela a la pa­traña de sus preferencias. Ya ni siquiera es obligato­ria la Moreneta. Es natural, boticario comparte raíz con boti-fleur y los nacionalistas son gente muy primaria a la hora de aplicar sus fobias. Que se las pongan a la del Rocío. O a la de Covadonga.

Montoro ha puesto una condición al de­sembolso de los 3.034 millones del Fondo: que no los usen en financiar sueños independentistas. Es decir, que no se los gas­ten en vino.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada